El blog de Grupo 5

Vivir sin Red más que un taller. El Centro de Día, más que un centro

febrero 22, 2012 − by admin − in Mentes Pensantes − No Comments

El Abogado del Diablo fue una dinámica que recientemente desarrollamos en el programa de “Vivir sin Red” para luchar contra el autoestigma  en el Centro de Día de Collado Villalba.

Consistía en organizar dos grupos enfrentados. Los temas a debatir eran aquellos mitos más habituales sobre las personas con enfermedad mental.  En un lado defendían por qué estos mitos resultaban ciertos y en el otro argumentaban que se trataba de mitos erróneos. A mitad de la sesión cambiaban posiciones.

Resultó ser una experiencia enriquecedora que planteó importantes reflexiones.

Mitos: “Las personas con enfermedad mental  no pueden ni casarse, ni tener hijos, ni estudiar, ni trabajar”

Los que defendían estos mitos argumentaban que el trastorno mental debido a síntomas, efectos secundarios de la medicación y otras dificultades ya tenía bastantes problemas para cuidar de sí mismos como para cuidar de otras personas.

Otros argumentos eran que no pueden tener pareja porque el hecho de contarle a una persona que tienes enfermedad  mental, en un primer momento, genera el rechazo por parte de esta persona.

También hablaban de que no deben tener hijos porque “puedes contagiarles la enfermedad”.

La contra argumentación era que para una persona con trastorno mental, tener hijos o pareja puede suponer un mayor esfuerzo y más dificultades, pero no quiere decir que no tengan derecho a desearlo o incluso llevarlo a cabo. Algunos cambian esta visión negativa y ven en la idea de tener un hijo o una pareja, una fuente de motivación y de lucha para recuperarse, un apoyo importante.

Otras reflexiones que surgieron era la normalización de estas cuestiones ya que tener un hijo no solo es una carga para una persona con trastorno mental sino también supone una asunción de responsabilidades y de tareas para cualquier persona. Una persona con dificultades económicas, puede tener muchos obstáculos para cuidar de sus hijos. O familias donde ningún padre o madre tienen enfermedad mental pero tienen una relación disfuncional o incluso de violencia.

Otra reflexión fue la visión de la enfermedad mental como un problema o dificultad a superar en tu vida, asemejándolo a otras circunstancias. Por ejemplo, cuando la enfermedad  “estalla” la persona se siente superada y abrumada, pues supone una ruptura con su realidad. Este hecho lo compararon con otras posibles situaciones, por ejemplo una persona que lleva años casada,  de repente, sufre un divorcio y también ha de enfrentarse a esta nueva situación y superarla.  Esta idea resta gravedad y drama al término  “enfermedad mental” acercándolo a otras circunstancias vitales más cotidianas.
Otros argumentos usados para desterrar estos mitos eran ejemplos reales de compañeros del centro con carrera universitaria, y que han desempeñado puestos de responsabilidad o que a día de hoy ejercen su rol de abuelo, padre,  madre  y de marido o mujer con hijos que no han heredado  dicha enfermedad.  Esto nos sirvió para darles herramientas que ayudan a romper mitos, es decir, recurrir a la realidad, a lo que conocen y con lo que conviven.

Conclusiones finales:

Consideramos muy interesante esta actividad, pues dio la oportunidad  de que aquellos con más autoestigma pudieran pasar de explicar el porqué de sus limitaciones como “enfermo” a considerar la posibilidad de que esas barreras, que se autoimponen, no son reales y poder considerarse ciudadanos con derechos más allá de “persona con enfermedad mental”.

Sobre el estigma que tienen las personas con trastorno mental  y los profesionales de la salud mental hacia la propia enfermedad en sí, surgió un planteamiento final muy interesante; “¿Antes de venir al centro, qué opinabas?” desde el punto de vista de la persona usuaria y del profesional.  Dentro de un clima muy cómodo y sincero muchos admiten que al principio tenían miedo sobre qué se podían encontrar y prejuicios, o lo consideraban un fracaso, o temían no saber comportarse o qué decir a las personas del centro de día.  De ahí surge la reflexión de la importancia del contacto social, y cómo el hecho de conocer rompe mitos, ya seas usuario del centro, profesional o cualquier ciudadano, todos hemos roto con nuestros propios prejuicios gracias al centro.

Es cierto que la enfermedad mental  supone una dificultad añadida y hay que ser consciente de estas limitaciones pero esto no supone la pérdida de los derechos como persona, a desear y querer cumplir metas en la vida como los demás, es decir, el derecho a elegir (tener hijos, estudios, pareja, etc.).

Destacamos la espontaneidad y la rapidez de respuesta en cuanto a contra argumentar mitos erróneos y prejuicios. Todo es producto del trabajo previo en este programa, mediante análisis de situaciones y noticias discriminatorias, reflexiones personales, las realidades que hemos visto sobre diferentes colectivos en riesgo de exclusión, documentales, dinámicas sobre etiquetas…  lo cual nos hace vislumbrar una actitud crítica hacía la realidad existente y hacia las injusticias y, en definitiva, hacia el estigma.

La conciencia poco a poco va tomando forma dentro de este programa y cada vez resulta más sencillo identificar las situaciones de estigma, pero aún es un reto integrarlo y generalizarlo en su vida diaria, puesto que aún no consideran esta lucha contra el estigma como una prioridad para ellas y no asumen su responsabilidad ni su rol activo en este sentido.

Pero lo importante es que el taller “Vivir Sin Red” abre un camino a la reflexión,  a que veamos los centros de rehabilitación como algo más que un lugar donde recuperar capacidades que se han visto mermadas por la enfermedad. Ahora son también un lugar de encuentro, de expresión y de reivindicación donde puedan mirar a su lado y encontrar apoyos no solo en los y las profesionales sino en sus propios compañeros y compañeras.

Carlos Galán y Raquel Velasco
Educadores del Centro de Día de Collado Villalba




Post a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR