El blog de Grupo 5

Diferencias en medida de estigma entre distintos grupos de personas

enero 11, 2013 − by admin − in I+D+I − No Comments

En diciembre de 2012 se llevó a cabo el XVII Curso Anual de Esquizofrenia “Biografía, familia, narraticas y psicoterapia de la psicosis”, organizado por la “Fundación para la Investigación y Tratamiento de la Esquizofrenia y otras Psicosis” y la “International Society for the Psychological and Social Approaches to Psychoses”, en colaboración con la Asociación Española de Neuropsiquiatría. Este curso, dirigido a los profesionales de la salud mental, y que cuenta con una tradición de diecisiete años, tuvo como fin el facilitar la relación y actualizar el conocimiento de todos los profesionales implicados e interesados en comprender más y ayudar mejor al colectivo sobre el que orienta. En armonía con el mismo, como también viene siendo habitual, Grupo 5 participó en este evento. Entre los posters que se presentaron encontramos el de Teresa Ruiz y su equipo de investigación de la Universidad Pontificia de Comillas (Utilidad percibida en estrategias de afrontamiento por hermanos/as de personas con enfermedad mental grave. Comparación con muestra americana y validación en población española) y la investigación de Teresa Ruiz y Jesús Saiz que lleva por título el presente artículo.

Como es bien sabido por los profesionales que trabajan con personas con EMGD (enfermedad mental grave y duradera), lo que Goffman (1963, p.13) definió como estigma, es decir “un atributo profundamente desacreditador (…)”, posee significativas implicaciones en las relaciones sociales y en el propio bienestar subjetivo de la persona que lo padece. Esto mismo lo han documentado diferentes estudios nacionales (Badallo, 2012; Muñoz, Pérez, Crespo, Guillén, 2009) e internacionales (Link, Struening, Rahav, Phelan y Nuttbrock, 1997; o las numerosas contribuciones desde la Asociación Mundial de Psiquiatría, WPA), y posee una frecuencia lo suficientemente elevada, como para constituirse en un importante obstáculo para la rehabilitación e integración de las personas con EMGD.

Por todo esto, se realizó la presente investigación cuyo objetivo fue el de conocer las diferencias de estigma hacia la esquizofrenia en cinco grupos distintos (personas con EMGD, familiares, profesionales, personas con conocidos con EMGD y personas que conocían la enfermedad pero no conocían a nadie con EMGD).

Para ello, dentro del contexto de la “Campaña contra el estigma: ¿Nos ayudas a borrar la G?: del Estigma a la Estima” de AMAFE, se aplicó un cuestionario de 11 ítems que cuantificaba el grado de estigma que posee quien lo responde (escala dicotómica, rango total de respuestas 0-11). La muestra total estuvo formada por 3.093 personas. Finalmente, se realizaron análisis estadísticos de diferencias de medias entre grupos, empleando el programa informático SPSS 17.0.

Tal y como puede observarse en la gráfica 1, encontramos que el grupo con mayor estigma fueron las propias personas con EMGD (X=1,88), seguido de Desconocidos (X=1,61), Conocidos (X=1,59),  Familiares (X=1,26) y Profesionales (X=0,52). Se encontraron diferencias de medias significativas entre los grupos: personas con EMGD y Familiares (p< 0,05); personas con EMGD y Profesionales (p< 0,001); Familiares y Desconocidos (p< 0,05); Familiares y Profesionales (p< 0,001); Conocidos y Profesionales (p< 0,001) y, Desconocidos y Profesionales (p< 0,001).

Así, pudimos concluir que, en la escala empleada, encontramos los niveles de estigma más elevados en las personas que padecen EMGD, lo cual, tomando en cuenta las limitaciones que éste implica para la integración social, acentúa la importancia de trabajar el autoestigma en la rehabilitación de la persona con EMGD.

Además, hallamos menores puntuaciones en los profesionales y familiares, lo que podría sugerir una percepción menos estigmatizante en quienes mantienen relaciones más estrechas con las personas con EMGD. Esto a su vez, se vería apoyado por las recomendaciones sustentadas en los experimentos sobre la reducción del prejuicio (ver Worchel, Cooper, Goethals y Olson, 2009), que sugieren la modificación de creencias, actitudes y comportamientos discriminatorios a través de la interacción cooperativa.

Finalmente, y dado que el segundo grupo con puntuaciones más altas fueron quienes podían tener un menor acceso a conocimientos sobre EMGD (Grupo D, sujetos que no conocían a nadie con esta enfermedad), se observa imprescindible el continuar realizando campañas dirigidas al público no experto, que puedan contribuir al desarrollo de ambientes menos estigmatizantes y, por lo tanto, más inclusivos.

Jesús Saiz
Director CD y CRL Aranjuez
 

Bibliografía

Badallo, A. (2012). Estigma y Salud Mental. Madrid: Grupo 5.

Goffman, E. (1963/2001). Estigma: La identidad deteriorada. Argentina: Amorrortu.

Link, B. G., Struening, E. L., Rahav, M., Phelan, J. C. y Nuttbrock, L. (1997). On stigma and its consequences: evidence from a longitudinal study of men dual diagnoses of mental illness and substance abuse. Journal of Health and Social Behavior. 38, 177-190.

Muñoz, M., Pérez, E., Crespo, M., Guillén, A.I. (2009). Estigma y enfermedad mental. Análisis del rechazo social que sufren las personas con enfermedad mental. Madrid: Editorial Complutense.

Worchel, S., Cooper, J., Goethals, G. y Olson, J. (2009). Psicología Social. Madrid: Paraninfo.





Post a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR