Rss

Recuerdo con mucha añoranza las Semanas Santas que pasaba en mí casa. Cuando iba al colegio y luego al instituto, me daban muchos días de vacaciones, más o menos desde el Viernes de Pasión hasta dos días después del Domingo de Ramos.

Pero voy a hablar de esta Semana Santa que voy a pasar cuando llegue, aunque no estoy seguro de cuándo cae la Semana Santa este año… A mí me van a dar las vacaciones el Jueves Santo. Ese mismo día, por la mañana, voy a hacer una fuente de torrijas con mí madre. Para el que no sepa hacer torrijas, se lo explico ahora: se corta una barra de pan en rebanadas, siempre y cuando se compre el pan un día antes; se preparan en un plato grande las torrijas ya cortadas, en otro plato se echa leche y en otro el huevo batido; luego en un plato se echa la canela mezclada con azúcar, y no hay que olvidar hacer el almíbar: se hierve en un cazo agua con azúcar y una rodaja de piel de limón. Por último se fríen las torrijas y se dejan enfriar.

Además de hacer torrijas, también veo alguna procesión por la televisión o por la radio. De hecho, me gusta mucho cuando me quedo dormido y me despierto a media noche y oigo una procesión que retransmiten por la radio.

Previous Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *