Rss

Voy a contar como me siento cuando escucho canciones de los ochenta. Siento una mezcla de alegría y angustia.  Alegría porque recuerdo momentos muy alegres de mí adolescencia y juventud.  Y angustia  porque en mi mente  chocan aquellos años tan bonitos con la depresión y el presente triste.

Aunque desde 1970  a 1980 era muy pequeño y no comprendía  la música.

Y ya cuando arrancaron los años ochenta, empecé a oír música por la radio, y  ya  empecé a comprenderla y sentía una alegría inmensa. Además que lo pasaba muy bien. Al principio tenía  en mi comedor una radio que la verdad era un trasto para aquella época.

Pasaron los años y las canciones brotaban sin parar, todas eran bonitas y dulces. Además estas canciones desde que empecé a escucharla hasta ahora  me han  dado un buen trozo de felicidad y me ha arropado  desde que empecé a escucharlas.

Nunca olvidaré canciones como  “La chica de ayer”, ”viaje con nosotros” de La Orquesta Mondragón, Mecano  que para mí es el grupo de pop mejor de  los ohenta, La Union, con su inolvidable “lobo hombre  en Paris”, o Nacha Pop, etc.

Los años 80 estaban llenos de sentimientos y pasión. No sólo en el mundo de la música sino también en la revolución  de las telecomunicaciones.

En nuestro país nos despertamos en el año 81 con el golpe de estado de Tejero. Cuando sucedió este acontecimiento aunque era pequeño me enteré  de todos los acontecimientos yo tenía 10 años. Me acuerdo como el país en ese fatídico echo   contuvo la respiración y surgieron  tiempos de libertad. Al final no pasó nada y el estado recuperó la democracia.

Volviendo  a la revolución de la música y los  grupos musicales de los 80 todo este despertar de la música y las artes fue inundando todo el país.

Yo ponía la radio y me deleitaba con las canciones que ponían, y mención a parte merecen  los conciertos que recorrían por todo el país  y la revolución de la televisión con los años de la hilaridad, espectáculos , películas de acción y destrucción.

Como la revolución musical, también hubo grandes películas inolvidables. MAM

Previous Post

Next Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *