Rss

Mi infancia

Tuve la gran suerte, de nacer en un pueblo pequeño, que se llama Peralejos de las Truchas.

Está situado en la provincia de Guadalajara comunidad Castilla la Mancha es el último pueblo de Guadalajara, linda con Cuenca.

Pasa el río Tajo con un paisaje muy bonito, hace unos años lo han declarado Parque Natural Alto Tajo con su capital que es Peralejos de las Truchas.

Tiene variedad de fauna también buitres y águilas reales. El río lleva truchas, como se nombra mi pueblo, pero últimamente lleva pocas, no se sabe a qué se debe. Dicen que una ave se las come, lo cierto es que antes, se cojean kilos, ahora el que pesca 4 pieza es un campeón.

Recuerdo que de niñas bajábamos a ver el río y las truchas eran muy bonitas y excelentes, de poder comer alguna en tanto.

El río llevaba también unos exquisitos cangrejos, pero llegaron los cangrejos americanos, y los contaminó.

Mi infancia en este paraje fue muy bonita de recordar,  íbamos a la escuela los niños y niñas, pero en aulas distintas, en los ratos libres jugábamos al gua, eso sí jugábamos niños  y niñas juntos. Las escuelas están cerradas.

Jugábamos al escondite a la comba, y a la estornija.

Lo pasabas muy bien, la pena para mi es que mi padre no me dejaba ir al río a bañarme pero algunos días me escapaba.

Mis primas eran mis amigas, y una de mi tías tenían cabras, y nosotras íbamos a ayudarle a recoger la leche montadas en un burro, para traer la leche, que luego mi tía hacía quesos. Estaban buenísimos, hace muchos años que esta tradición se ha perdido.

También íbamos a recoger tabacalera, nos la compraba un tendero muy simpático, con lo que nos daba, teníamos para ir a tomar un piscolabis.

M.J.J.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *