Rss

Las salidas de los viernes son las actividades que más  me gustan del centro de día porque, además de conocer museos y exposiciones, tomamos el aperitivo y nos conocemos más  todos los compañeros. Desde que he entrado en el centro, a medida que van pasando los días, me relaciono más con mis compañeros. Me gustaría encontrar, con el tiempo, amigos, ya que no tengo, para poder salir los fines de semana. Para eso tengo que encontrarme mucho mejor mentalmente. En realidad, me encuentro mejor desde que vengo al centro, porque  el tiempo que estoy aquí estoy con mis compañeros, me relaciono con ellos y me siento menos sola y más tranquila y además, trato de concentrarme sobre todo en las actividades que no son de  salida. Actividades que no son de salida como son: Nuestras Cosas, donde hablamos sobre cosas que nos preocupan; la gimnasia, que aunque hay un paseito hasta llegar al estadio Samarach y hay que hacer los ejercicios, luego llegas a casa relajada; lo que más me cuesta  es la actividad de tejer, porque soy un poco torpe con la  aguja; y el café de por la mañana los lunes y los miércoles, que es un rato muy agradable porque se comenta lo que hemos hecho el fin de semana y nos tomamos un café o un zumito.

En general, el venir al centro de día me está ayudando mucho a salir de casa,  a relacionarme con mis compañeros y con los profesionales del centro, y a dejar de pensar  en mis obsesiones y pensar más en los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *