Rss

MIS ÚLTIMOS DÍAS EN LA PLAYA

Voy a contaros lo que me pasó los dos últimos veranos que pasé en la playa, que está en un pueblo del sur de Granada. No puedo hablaros de todo el tiempo que pasé en la playa porque pasé muchos veranos ahí y lo pasé muy bien, pero bueno, vamos a empezar a contar anécdotas y cosas que me pasaron en ese paraíso que es Motril.

Cuando era un niño me trataban muy bien o a lo mejor me lo creía…

Los 4 úlmutril-1timos veranos que pasé en la playa me alojé con mi familia en unos bloques blancos de pisos. Todos tienen vista a la playa. Los últimos años que pasé en la playa, restauraron toda la urbanización: pusieron un paseo marítimo y construyeron un hotel y muchas casitas, algunas con piscina.

La carretera transcurre entre las plantaciones de caña de azúcar y el paseo marítimo, y al fondo está la playa. A mí no me gustaba pasear por la noche salvo por la carretera. Cuando salía a pasear de noche con mis padres y mi tía Aurora, lo cierto es que no me gustaba pasear por la noche porque no tenía amigos, sólo salía a pasear con ellos.

Cuando paseaba por la noche olía a galán de noche que es una planta aromática y el cielo estaba lleno de estrellas. Cuando me tenía que quedar por la noche sólo en el piso, lo pasaba muy mal, tenía miedo. Pero cuando volvían a casa me daba mucha ilusión porque me traían un helado.

El último verano nos llevó mí hermano Nicky con mi madre y mi padre, además llevaba en mis rodillas a mí perrito Ares que era un cachorro. Lo pasé muy bien en el viaje.

Todo lo que he contado es una historia de cómo superé el estigma: cuanto más pequeño me sentía, peor, pero los últimos años me fui sintiendo mejor en la playa.

Previous Post

Next Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *